martes, 12 de mayo de 2015

LIANAS URBANAS.

Siempre se ha dicho que en tiempos antiguos una ardilla podía cruzar la Península Ibérica de árbol en árbol sin pisar el suelo de la piel de toro, a día de hoy ésto lo podemos extrapolar a la ciudad de San Fernando donde un animal (incluyo a los bípedos) podrían ir desde Camposoto hasta La Carraca sin poner un pie en el suelo utilizando para desplazarse los imnumerables cables que encontramos en la ciudad.

Tal vez sea porque habito en ésta ciudad y me fijo en esas cosas pero la cantidad de cables que encontramos en esta ciudad soprebapasa lo tolerable los tenemos de todas las formas posibles grandes y pequeños, largos y cortos, afortunadamente son todos de color negro (si no la ciudad parecería estar anclada en un eterno carnaval). El impacto visual es tremendo y aunque hay que reconocer que los cables forman parte de la fisonomía de la ciudad personalmente en San Fernando hemos alcanzado unas cotas alarmantes.

Hace unos años se propuso el soterramiento de  gran parte del cableado de la ciudad, sobre todo en la zona de la Calle Real, pero aquello como otras tantas propuestas no se llevó a cabo. Siendo realista el soterramiento del cableado es harto complicado pero aún así se debería estudiar la eliminación del mismo en monumentos u otros edificios singulares, es sangrante ver algunas fachadas de la ciudad atravesadas por cables, en algunos casos cables han sido pintados con el mismo color que la fachada de manera que pasan un poco desapercibidos pero hay edificios donde el cableado rebasa lo tolerable y se convierte en un auténtico desproposito.

Mientras ésto no suceda nos conformaremos con ver nuestras particulares lianas de selva urbana. No he tocado el tema catenarias del tranvia.

Plaza del Rey

 Callejón de la Soledad
  
 Ayuntamiento

No hay comentarios:

Publicar un comentario